¿Sin rumbo claro? No tienes por qué preocuparte. Todos necesitamos siempre un poco de ayuda para encaminarnos. Hoy te compartimos unas ideas para que puedas aclarar más el panorama que tienes ante ti y estar más cerca de tu propósito.

¿En qué eres buena? Hay cosas que se nos dan muy bien y quizá con más facilidad que el resto. Hablar en público, tocar algún instrumento, dibujar, meditar, escribir, preparar cosas ricas, etc. Hazte esta pregunta y respóndela con calma. No necesariamente tiene que ser una única habilidad, pueden ser varias y diferentes.

¿Qué amas? Ahora hazte esta pregunta. ¿Qué harías por horas sin sentir el tiempo? ¿Se repiten algunas respuestas de la anterior pregunta? Pues si es así estás hallando una actividad que te apasiona.

¿Qué puedes aportarle al mundo? Nuestro propósito está muy ligado con lo que podemos entregar a los demás. Al hallar nuestra pasión, tenemos que desarrollarla, quizá aprendiendo de los que ya son buenos. Inscribiéndonos a algún curso o taller o empezando una nueva carrera. Y es bueno pensar qué queremos aportar al mundo. ¿Buenas canciones? ¿Quizá recetas nuevas y creativas de cocina? ¿Un libro con lo que hemos aprendido? Qué hacemos con lo que tenemos, nuestros talentos. Verás que no hay nada más bello que recibir las gracias de alguien que ha disfrutado de lo que hemos hecho con pasión. Espero que estas preguntas te ayuden. ¡Que tengas un buen día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.